El día que CDMX tiró un D20 y sacó 19

-El título es una referencia al sistema de juegos de rol de mesa que usan dados de varias caras; y esta es la historia de cómo hoy fui al registro civil y me cambié el nombre-

Mi cita era a la 1pm en la dirección general del Registro Civil. Vaya usté a saber por qué, yo pensaba que el metrobús Etiopía/Plaza de la transparencia me iba a dejar bien cerca, pero no fue así. Mi primer error fue no haber escuchado las indicaciones de dos personas que tenían más tiempo en esta ciudad que yo:

“Cuando puedas, siempre escoge el metro, es más rápido”

“El registro civil está como a dos cuadras del metro salto de agua”

Pero ahí voy yo, pensando que el metrobús me dejaría ahí cerca, efectivamente, el metrobús sí pasa muy cerca del registro civil, pero es la estación Balderas, no Etiopía… Cuando yo bajé del metrobús le pregunté a un oficial, quien me dijo que, efectivamente, yo estaba bien lejos, que tenía que tomar el metro ahí mismo. Eran las aproximadamente las 12:30.

Entré a metro Etiopía, cuatro estaciones y transbordé en Balderas, faltaban 15 para la 1pm, no encontraba el maldito andén con dirección Pantitlán. Cuando bajé en Salto de agua pregunté en qué dirección estaba el Registro Civil, por suerte sabía que estaba cerca “Saliendo, a la izquierda, una cuadra”.

Me paré en el mostrador de informes sin aire para hablar.

“tengo cita para…. Levantamiento de acta…. Por reasig”

“Juzgado general, subiendo las escaleras a mano derecha”

“……Gracias”

No sé cómo pero cuando llegué ahí eran las 12:58. Justo a tiempo. El hombre del mostrador me dijo que requería número de folio, pero no recordaba que me lo hubieran dado. Le dije que debía estar a mi nombre y dio una ficha. No pasaron ni 10 minutos y una señora me pasó a su escritorio.

Todo salió bien. Mis papeles estaban en orden, me preguntó si conservaría la firma de mi credencial de elector, que solo tiene mis iniciales, y le dije que sí. Llené una forma con los datos que aparecían en mi acta primigenia, solo cambiando mi nombre a Julián y mi género a másculino. La mujer me dio otra forma, donde acepto que hago este trámite por mi voluntad, me fue diciendo lo que debía poner. No recuerdo cuantas veces puse mi nuevo nombre y mi firma. Al final, la huella de mi dedo pulgar en un acta azulita y listo.

Me entregó un papel que tenía todos los datos de mi nueva acta, pero sólo era el recibo con el que pasaría por las originales en 10 días. Además de eso, me explicó con detalle todo lo que tendría que hacer en Culiacán, al entregar mi oficio al registro civil de allá, traerlo de regreso, que se daría de baja el CURP, que si no se daba de baja en tantos días podía acudir a la RENAPO. Todo eso ya lo sabía, pero no quise interrumpirla, primero por cortesía, luego porque no quería que se diera cuenta que había estado investigando todo esto por meses.

Salí de ahí, antes de bajar al metro llamé a mi madre. Le dije lo que había pasado, me dijo que no podía regresar a Culiacán en noviembre (fecha en la que quería volver para hacer el resguardo del acta), porque no había dinero para el avión y que me esperara a diciembre, fecha en la que ya tengo el vuelo de regreso. No le dije que estaba de acuerdo, pero ahora lo estoy. No quiero que se venga el mes que entre y tenga que pedirles dinero a mis padres, así que les mandaré el acta y la notificación por paquetería y probaré suerte a ver si mi hermana puede llevar los papeles al registro civil de allá. Si no, pues volveré en diciembre y, con seguridad, mi yo del 2017 sea el que se preocupe por eso. Si de todas formas tengo que volver, volveré entonces.

 

What have I been up to?

**The past two moths I’ve been living with two friends in México City. I’ll be here for six months doing an “intership”, but also, I’m going to have my legal name change (hoorrrayy!), this process haven’t been easy, when I arrived here in august I was sad af. This are some of my journal entries since then**

Continue reading “What have I been up to?”