On a personal note…

Desde la última vez que escribí sobre mi proceso de transición han pasado una serie de cosas.

  • A principios de año, después de volver de mi estancia en la Ciudad de México, estaba en un peso y talla alarmantemente alto, además de que estaba sumamente deprimido y tenía ataques de ansiedad constantes.
  • Mi desorden alimenticio (DA) empezó a ser más de lo que podía controlar, no solo tenía atracones con mayor frecuencia, empecé a tener mucha ansiedad por la sola de idea de comer, fuera algo saludable o no.
  • Dejé momentáneamente el veganismo para comenzar una dieta proteica a base de mariscos y vegetales. No carbohidratos, no azúcar. Mi objetivo era perder entre 10 y 15 kg para empezar el tratamiento con testosterona.
  • Perdí 10kg! Y ahora llevo un mes en testosterona. Aún soy pecetariano y aún tengo mucho por perder.

Sobre todo, todavía tengo un desorden alimenticio, y todavía tengo obesidad. Anímicamente estoy cien veces mejor que hace meses. Los sentimientos suicidas y la ansiedad constante han prácticamente desaparecido al comenzar las hormonas. Algo que me ayudó mucho a perder peso fue un medicamento que me quitaba la ansiedad por comer, ese aún lo tomo y he notado que cuando no lo hago, la ansiedad vuelve y me salgo con extrema facilidad de mi régimen.

Aunque así lo parezca, aunque la mayoría del tiempo me sienta, incluso, como si todo esto hubiera acabado, la verdad es que no es así. Quiero hablar de mi DA, de cómo lo he llevado, y cómo pienso ayudarme desde ahora. Esta es una nota personal.

Continue reading “On a personal note…”

Fuck you, dysphoria.

Esta es mi cuarta semana saliendo a trotar… me fue muy bien las primeras dos semanas pero para la tercera mi disforia atacó desde algún sitio donde la tenía guardada. No había salido a correr desde el martes pasado, me sentía miserable, súper disfórico, la simple idea de salir a correr me hacía llorar.

Le dije a mi madre, obviamente no entendió, pero me dijo un par de cosas que me sirvieron. Lo que piensen los demás vale madre, no puedo vivir mi vida preocupado por si las demás personas me ven como mujer o como varón, yo sé lo que soy y sé a dónde quiero ir. El viaje es largo, pero ¡no puedo esperar 3 años para las hormonas y otro año más para poder representar físicamente lo que soy! No puedo vivir cuatro años escondido, solo esperando, es por eso que tengo que hacer algo HOY.

Siempre habrá días como estos donde no puedas reconocerte al espejo y la idea de salir de tu cuarto sea aterradora, en esos días, date tiempo para pensar, para calmarte.

Hoy la carrera continuó, detalles sobre mi ritmo, peso y tallas después del salto:

Continue reading “Fuck you, dysphoria.”

Correr sí; salir no

Soy un tipo bastante introvertido. Si me has conocido en persona te podrás dar cuenta de eso en los primeros quince minutos. Aunado a eso, mi disforia me impide disfrutar de muchas cosas. Hacer ejercicio en público es una de ellas. Aún no sé cómo es que mi disforia funciona, pero cuando estoy afuera o en un gimnasio, con shorts y bra deportivo (porque un binder para ejercitarse no es pero si para nada recomendado), me siendo muy vulnerable.

Es por eso que aunque disfrute de la actividad física (que así es), detesto el factor social que esta conlleva.

Pero porque necesito bajar de peso para que mi cuerpo pueda representar lo que en mi interior es, decidí hacer a un lado todos los sentimientos negativos que la actividad al aire libre me provocan; puse una alarma, junté en una esquina junto a mi cama unos tennis, shorts y playera, y esta mañana me levanté para salir a correr.

Continue reading “Correr sí; salir no”