Am I a man yet?

Esta es una pequeña serie de dibujos hecha alrededor de la masculidad y los roles de género.

Am I a man yet? (¿Ya soy un hombre?) explora distintas situaciones y circunstancias de la vida diaria en la que las personas transmasculinas solemos sentir una reafirmación de nuestro género; la transición hormonal, las cirugías, passing, las relaciones sexuales y otras actividades típicamente masculinas como la violencia o el deporte.

En estos dibujos trato de expresar aquello que me hace sentir como un hombre mientras al mismo tiempo lanzo la pregunta ¿ya lo soy?, ¿cómo, cuándo y por qué? ¿bajo qué condiciones somos hombres? Am I a man yet?, trata de rastrear y documentar el tránsito e indagar en el mito del “volverse hombre” en cuerpo, en las relaciones interpersonales y en la sociedad.

Los dibujos están hechos en tinta china, en papel craft reciclado. No han sido manipulados digitalmente.

 

This slideshow requires JavaScript.

This wasn’t over

Pero esperemos que ahora sí…

Les había dicho que según yo ya había terminado mis trámites del cambio de nombre, pues resulta que no tanto.

Ya había recibido el oficio sellado y firmado por el registro civil de mi ciudad y ya lo había llevado a Arcos de Belén como se tiene que hacer, pero mi curp anterior seguía apareciendo en el sistema, lo mismo que mi curp nuevo. Como me habían dicho en el registro civil, si esto ocurría tenía que ir a la RENAPO, que está sobre la calle Dinamarca, a dar de baja mi curp, o eso pensaba que tenía que hacer. Fui con todos mis papeles; una copia del oficio sellado y firmado, mi ine, mi acta de nacimiento primigenia y mi acta nueva. Entregué los papeles y todo, pero me dijeron que no podía darse de baja el curp porque mi estado no había hecho aún la notación en mi acta primigenia… pero si ya habían pasado semanas desde que le entregaron el oficio al registro civil de mi estado! Me fui de ahí un poco desconcertado. No sabía si tenía que llamar al registro civil de Sinaloa, ¿y qué se supone que les diría? ¿que dieran de baja un acta de nacimiento por teléfono sin presentar ningún documento? Pensé que tendría que regresar a Sinaloa y hacer eso cara a cara y que el asunto del curp se quedaría pendiente, pues no iba a tener dinero para otro viaje en mucho tiempo.

Llegando al depa comenté lo que me había pasado en un grupo de facebook de personas trans, un chico muy hamable me mandó audios donde explicaba con lujo de detalle lo que a él le pasó. El registro civil de su estado había recibido el oficio, pero aparentemente eso no obligaba a los estados a hacer nada. Tendría que volver a mi estado y poner una denuncia ante derechos humanos… diantres.

Por suerte le comenté lo que pasó a mi compañero de la universidad, él también es foráneo y me dijo que le pasó lo mismo, su curp seguía apareciendo en el sistema y cuando iba a la RENAPO le decían que no podían hacer nada. Pero me dio otra solución, tenía que llevar un oficio dirigido al director general del la RENAPO en otra dirección:

Dirección Gral. del Registro Civil

Melchor Ocampo #171

Edif. Anexo, piso 5

Col. Tlaxpana, Del. Cuauhtémoc

(Cerca del metro Normal, línea 2)

Es un edificio gubernamental, tiene mucha seguridad y es gigantesco. Cuando lo vi en google earth me pareció una fortaleza, pensé que nunca me dejarían entrar con mi mohawk teñido de rojo… pero en realidad las personas eran bastante amables.

Un guardia me preguntó a dónde iba, le dije que traía un oficio para el director de la renapo (con oficio en mano), me dijo que adelante me revisarían la mochila y me tenía que registrar con identificación oficial. El segundo guardia solo me preguntó si tenía equipo de cómputo en mi mochila, le dije que no y me dejó pasar. En la recepción una señorita me pidió mi ine (que por cierto no he actualizado aún) me dio una tarjeta de visitante y una calcamonía con la foto de mi ine y mi nombre (de nacimiento…auch). Pasé la tarjeta de visitante por un lector como los del metro y pude pasar, tomé el elevador al piso 5, recuerden que es en el edificio anexo, saliendo del elevador hay otra mesa con un guardia, le dije a donde iba y me indicó seguir las flechas (unas hojas de papel que indican el camino al edifcio anexo), no sé cuántas vueltas di hasta llegar y me encontré con (adivinen…) ¡otro guardia! este estaba a mano derecha de la entrada, me “anuncié” con él diciéndole a donde iba y mostrandole el oficio, me pidió que me registrara en un libro y me escoltó a un cubículo. Ese lugar estaba lleno de pequeños cubículos como los de los call centers, pero había poca gente. Finalmente llegué a un cubículo cerrado donde había dos personas. El guardia me dejó y le di mi oficio a la señorita que se encontraba ahí (obviamente no me iban a dejar pasar con el director de la RENAPO. Anexo a mi oficio estaba una copia de la notificación ya sellada y firmada por el registro civil de sinaloa y una copia de mi ine. La señorita le sacó copias a los documentos y me dio una como acuse de recibo. Me dijo que “se daría respuesta” en unos quince días, lo cual creo que se refiere a que mi curp anterior no aparecerá, sino que en mi curp nuevo habrá una pequeña nota que dice “curps asociados” o algo así.

No creo que tenga más cosas qué hacer, excepto claro volver a mi ciudad, actualizar mi ine y documentos de la sep, pero esto será muy sencillo en comparación…

 

Legalmente Julián pt. 2

Preparé todos mis papeles para enviarlospor paquetería. En el sobre incluí:

  1. Original de una de mis actas de nacimiento, pues pensé que el resguardo se haría con el acta.
  2. Original del oficio dirigido al registro civil
  3. Una copia del oficio, conservo todavía otra copia aquí en la ciudad por si acaso.
  4. Una carta poder donde autorizo a mi mamá a hacer el trámite a mi nombre, con copia de mi INE
  5. Las indicaciones de lo que tienen que hacer

Lo mandé por FedEx y llegó a salvo.

Mi familia se demoró una semana en hacer el trámite porque a mi hermana le dio denge :^) #GanandoComoSiempre

Pero hace dos días fueron, este lunes, yyyyyy todo salió bien.

Resguardaron mi acta, dieron de baja la anterior y firmaron el oficio. Ahora solo tengo que esperar a que me lo manden para llevarlo al registro civil de la ciudad de México.

Mi curp anterior aun aparece, pero creo que es normal que no lo den de baja hasta dentro de dos semanas? de igual modo, cuando vaya a dejar la notificación puedo ir la RENAPO a checar eso, lo que sí es que mi curp nuevo ya tiene rato que apareció c:

Eso básicamente concluye los trámites que haré aquí en la ciudad. Una vez vuelva a mi ranchito querido creo que empezaré por sacar mi nueva INE y después por actualizar los papeles de la sep.

He estado pensando muy en empezar la trh una vez llegue ahí, pero tengo que consultarlo con mi bolsillo, y dado que aquí soy foráneo y vivo en la precariedad (?) es algo complicado.

 

 

Legalmente Julián pt. 1

Creo que fue a principios de octubre cuando fui de nueva cuenta al registro civil por mi notificación -me acabo de fijar en unas fotos que tomé ese día y fue el 18 de octubre, jeje.

No recuerdo mucho de ese día con referencia a lo que pasó previo a llegar al registro civil, excepto que me levanté tarde. Esta vez decidí tomar la ruta del metro para llegar. Digamos que todavía era temprano cuando salí del departamento pero no eran las 7 de la mañana. Primero tomé metrobús, no estaba particularmente lleno, bajé en Felix Cuevas para tomar la línea 12 en Insurgentes Sur, transbordar a la 3 en zapata (esta vez el metro ya se veía más llenito), luego a la rosa en balderas, el metro ahora estaba crowded, pero sólo tenía que ir una estación para llegar a Salto de agua. En resúmen sobreviví.

Estaba preocupado porque cuando fui a hacer el trámite me dijeron que tenía que llegar antes de las 10am o no estaría la persona que tenía que dar la notificiación, la persona que la firma, supongo. Honestamente no sé qué tan cierto sea esto. También me dijeron que mi acta me la darían unos días después de solicitarla, pero esto resultó no ser cierto.

Primero fui al área de información a preguntar dónde solicitaba mi acta, fui al área de cajas, me preguntaron por el número de actas que requería, me dijeron el monto a pagar, les dí mi dinero y puff!! cuatro actas de nacimiento recién salidas del horno. No me lo podía creer. Después de eso, fui al juzgado general por el oficio que necesitaba llevar al registro civil de mi estado, Sinaloa. Me pidieron una copia de mi identificación, luego me dieron un oficio y me dictaron algo que tenía que escribir, donde básicamente acusaba de recibido dicho oficio y me comprometía a llevar el original al registro civil de mi estado para que éste hiciera el debido resguardo de mi acta de nacimiento nueva y diera de baja la anterior. Luego me dieron el original del oficio, con dos copias de mi acta de nacimiento primigenia y mi preacta. Me dijeron (varias veces porque no entendía) lo que tendría que hacer en el registro civil de Sinaloa:

Llevar el oficio origina para que firmaran y sellaran, ese se lo quedarían en Sinaloa, pedir que firmaran y sellaran una copia del mismo que yo tendría que devolver a Arcos de Belén. Sólo de este modo se daría de baja mi acta anterior y por consiguiente, mi CURP.

Salí del registro civil bien feliz y contento. Hablé con mi madre y le expliqué todo, yo les mandaría por paquetería los papeles necesarios para que allá vieran si podían hacer ese trámite por mí, mandarme por paquetería la copia del oficio firmado y yo devolverlo a Arcos de Belén. Todo sin gastar en un avión.

Quiero decirles que ese día y el anterior me sentía como mierda. Estaba muy muy deprimido y había pensado cosas no muy sanas. Después de tener mi acta nueva me sentía súper, pero era muy temprano todavía así que decidí ir a dar la vuelta. Fui a un café en la Roma Nte. que se llama La gatería, donde hay gatitos en adopción con los que puedes convivir. Me sentí muy bien después de eso.

No quiero hacer este post muy largo, así que continuaré en el siguiente, ya que ya pasó un tiempo de lo que acabo de contar.

 

El día que CDMX tiró un D20 y sacó 19

-El título es una referencia al sistema de juegos de rol de mesa que usan dados de varias caras; y esta es la historia de cómo hoy fui al registro civil y me cambié el nombre-

Mi cita era a la 1pm en la dirección general del Registro Civil. Vaya usté a saber por qué, yo pensaba que el metrobús Etiopía/Plaza de la transparencia me iba a dejar bien cerca, pero no fue así. Mi primer error fue no haber escuchado las indicaciones de dos personas que tenían más tiempo en esta ciudad que yo:

“Cuando puedas, siempre escoge el metro, es más rápido”

“El registro civil está como a dos cuadras del metro salto de agua”

Pero ahí voy yo, pensando que el metrobús me dejaría ahí cerca, efectivamente, el metrobús sí pasa muy cerca del registro civil, pero es la estación Balderas, no Etiopía… Cuando yo bajé del metrobús le pregunté a un oficial, quien me dijo que, efectivamente, yo estaba bien lejos, que tenía que tomar el metro ahí mismo. Eran las aproximadamente las 12:30.

Entré a metro Etiopía, cuatro estaciones y transbordé en Balderas, faltaban 15 para la 1pm, no encontraba el maldito andén con dirección Pantitlán. Cuando bajé en Salto de agua pregunté en qué dirección estaba el Registro Civil, por suerte sabía que estaba cerca “Saliendo, a la izquierda, una cuadra”.

Me paré en el mostrador de informes sin aire para hablar.

“tengo cita para…. Levantamiento de acta…. Por reasig”

“Juzgado general, subiendo las escaleras a mano derecha”

“……Gracias”

No sé cómo pero cuando llegué ahí eran las 12:58. Justo a tiempo. El hombre del mostrador me dijo que requería número de folio, pero no recordaba que me lo hubieran dado. Le dije que debía estar a mi nombre y dio una ficha. No pasaron ni 10 minutos y una señora me pasó a su escritorio.

Todo salió bien. Mis papeles estaban en orden, me preguntó si conservaría la firma de mi credencial de elector, que solo tiene mis iniciales, y le dije que sí. Llené una forma con los datos que aparecían en mi acta primigenia, solo cambiando mi nombre a Julián y mi género a másculino. La mujer me dio otra forma, donde acepto que hago este trámite por mi voluntad, me fue diciendo lo que debía poner. No recuerdo cuantas veces puse mi nuevo nombre y mi firma. Al final, la huella de mi dedo pulgar en un acta azulita y listo.

Me entregó un papel que tenía todos los datos de mi nueva acta, pero sólo era el recibo con el que pasaría por las originales en 10 días. Además de eso, me explicó con detalle todo lo que tendría que hacer en Culiacán, al entregar mi oficio al registro civil de allá, traerlo de regreso, que se daría de baja el CURP, que si no se daba de baja en tantos días podía acudir a la RENAPO. Todo eso ya lo sabía, pero no quise interrumpirla, primero por cortesía, luego porque no quería que se diera cuenta que había estado investigando todo esto por meses.

Salí de ahí, antes de bajar al metro llamé a mi madre. Le dije lo que había pasado, me dijo que no podía regresar a Culiacán en noviembre (fecha en la que quería volver para hacer el resguardo del acta), porque no había dinero para el avión y que me esperara a diciembre, fecha en la que ya tengo el vuelo de regreso. No le dije que estaba de acuerdo, pero ahora lo estoy. No quiero que se venga el mes que entre y tenga que pedirles dinero a mis padres, así que les mandaré el acta y la notificación por paquetería y probaré suerte a ver si mi hermana puede llevar los papeles al registro civil de allá. Si no, pues volveré en diciembre y, con seguridad, mi yo del 2017 sea el que se preocupe por eso. Si de todas formas tengo que volver, volveré entonces.

 

Pensamientos en mi primer día de clases y mi primer día trabajando:

shark

Hoy fue un día bastante activo y bastante positivo, if I say so myself. Empecé el día llendo muy temprano a mi nuevo empleo en un restaurante local al que acostumbran ir chavos de mi rango generacional. No quiero dar mucho detalle de como me fue (siendo, además de todo, el primer empleo que he tenido en mi vida). Diré solo un par de cosas:

  • Tuve mis altas y bajas, tuve que aprender muy rápido y me equivoqué bastante.
  • No pude lograr que la gente me viera como quien soy (un hombre) ni una sola maldita vez. Al menos no dentro del establecimiento. Lo cual honestamente ya superé. Si tengo que aparentar ser una machorra en el trabajo, lo haré, mientras esto me ayude a tener una relación normal con mis compañeros y a mantener este empleo que tanto necesitaba.
  • Eso sí, todos me llaman Jul, Jules o algo por el estilo, a veces las mujeres de la cocina me llaman July (lo cual NUNCA me ha gustado, pero eso es preferible a que usen mi nombre de pila). Yo sigo hablando de mí mismo en masculino y no me molesta que se les haga algo raro, tampoco pienso reajustar mi vocabulario entero solo para parecer más “normal”.

Después del trabajo fui a mi terapia psicólogica, muy animado (por una taza de café que me había bebido antes) y hablamos un poco del nombre. En la entrada anterior ya había mencionado mi miedo constante a decir mi nombre (Julián) en ciertas ocaciones (cuando me presento con alguien, cuando algún lado me hacen la pregunta “¿a nombre de quién?”). Retomando un poco la sesión que tuve hoy, lo que me asusta es que cuando yo les diga “me llamo Julián” ellos me vean extraño o piensen “No, tú no eres Julián”. Obvio eso es estúpido, nadie puede decirte quién eres y quién no… pero bueno, me dijeron que era mujer y yo me la creí por muchos años!

Fue entonces que mi psicóloga me dijo lo horrible que era esa idea, como si fuera el otro quien me permitiera ser y no yo quien dicto quién soy, y ese es exáctamente mi miedo al decir mi nombre. He tenido pequeños logros, ya pido mi café en starbucks a nombre de Julián, por ejemplo. Mi terapeuta me dijo que esto también es parte de la transición, hoy soy Jul, pero no quiero ser Jul por siempre, quiero ser Julián; parte de mí ya lo es, pero quiero poder ser yo mismo ahí afuera sin miedo a que (nuevamente, como ha ocurrido tantas veces, y no sólo a mí, espero) los otros me digan que yo no puedo ser yo mismo.

En otras noticias, el primer día de clases. He decidido hablar con mis maestros, a menos con dos de ellos con quien tengo un trato más amistoso, tal vez explicarles mi situación y pedirles que me llamen por mi apellido. Sin embargo, hay otros dos profesores que me son nuevos, y honestamente no me siento seguro hablando con ellos abiertamente de eso. Uno de ellos me dio clase hoy y ocurrió algo muy curioso.

El profesor pasó una hoja para que anotáramos nuestro nombre y correo electrónico. Yo no quería poner mi nombre de pila pero no quería tampoco poner Jul (pues es algo que quisiera reservar para mis amigos), tampoco podía poner Julián porque seguramente iba a leer el nombre en alto y hay compañeros que no saben que soy transgénero y no estaba de humor para hacerlo público… Así que terminé poniendo mi nombre, empezando por mi apellido: R—– J——- Jul… Y ahí donde iba mi nombre de pila sólo puse garabatos, de modo que solo se distinguía J-U-L y el resto estaba inteligible (mi letra es algo cursiva así que me ayudaba a disimular).

Mi idea era que, al no poder distinguir mi nombre, optara por sólo leer los apellidos, peeeero, resultó que leyó en voz alta: “…Julián..?? R——???” (¡era un garabato! ¡y aún así atinó a decir mi nombre!). Al leer mi apellido todos voltearon a verme. Sentí que de repente todos se habían callado. Levanté la mano para indicar que era yo, el maestro seguía dudoso, porque realmente no podía distinguir lo que había escrito, terminé diciéndole mi nombre de pila MUY de mala gana y muy por lo bajito pero, no conforme, al final de la clase me acerqué a él para pedirle que me llamara solamente por mi apellido, él no hizo preguntas y me dijo que no había ningún proble. Uff.. pudiendo haber hecho todo normal desde el principio… al final verá mi nombre de pila en el sistema o en la lista que le den! x__x

¿Vivir en el rol?

Source file: https://www.pinterest.com/pin/500321839825061071/
Source file: https://www.pinterest.com/pin/500321839825061071/

La otra vez andaba leyendo comentarios en el face en grupos de chavos ftm y uno de ellos comentaba la importancia de vivir en el rol antes de empezar la hormonación, al principio ese comentario me molestó, no porque no fuera cierto (lo de que es importante vivir en el rol masculino para que así la testosterona no sea más que un plus en tu proceso) sino que para mí, actualmente, es imposible vivir en el rol masculino SIN las hormonas. Muchas veces siento que me sería imposible ser visto como varón sin la apariencia física que las hormonas me pueden dar.

Pero como ya dije, lo que este chavo dijo es muy cierto. No quiero ver a las hormonas como la medicina de la felicidad, claro, la finalidad de la terapia es aliviar la disforia de género, pero no puedes depender de ella, no en esa medida, tengo también que aprender a vivir en paz conmigo mismo, con mi cuerpo. No digo que esta sea una regla para la vida de los hombres trans, tal vez si tu disforia es más fuerte sea diferente (digo, no soy un psicólogo ni nada y esto lo digo solamente para mí). Y la verdad es que quiero lograr pasar como varón sin hormonas simplemente porque sí.

¿Qué me falta para pasar como varón? En parte, lo físico, y en parte, la actitud.

Y en parte, decirle a la gente que soy trans y que me tienen que llamar en la forma masculina y que mi nombre es Julián! Ese es mi mayor obstáculo dado que no soy pero si para nada asertivo :C soy tímido, inseguro, no me gusta pedirle nada a la gente y sobretodo no me gusta tener que explicar quién soy. Lo diré al chile, tengo miedo. Tengo miedo de enfrentarme a la sociedad y de llevar la bandera de la comunidad y lo cierto es que si empiezo o no las hormonas, de todas formas tendré que hacer todo eso. Aceptarme a mí mismo fue una cosa, un proceso lento y bastante complicado que me llevó a dejar atrás muchos miedos pasados, pero ahora salir y explicarle a la gente quién soy, exigir que me respeten, eso me da aún más miedo, no vergüenza, miedo pues esa es mi personalidad, no acostumbro hablar de mi mismo, mis emociones o sentimientos, es uno de mis tantos defectos pero ya empezaré a trabajar sobre ello con mi terapeuta.

A esto es a lo que llamo transición emocional, dejar de ser el niño tímido y asustado del mundo para ser un hombre asertivo y seguro de quién es. Claro, tal vez siga siendo el mismo misántropo de siempre, pero seré un misántropo que no tendrá miedo de decirle a mundo: “¡Jódete!”.

Disforia o ¿porqué te importa lo que los demás piensen?

Es una pregunta que mi terapeuta me hace seguido: ¿te importa mucho lo que los demás piensen?

Las personas cis no se pueden imaginar la suerte que tienen de sentirse 100% alineados en mente y cuerpo. Me molesta que me hagan esa pregunta o que asuman que está bien ser trans pero no necesito tomar hormonas. Ellos no entienden la urgencia de sentirme como yo mismo, de representar lo que soy, ellos se levantan y ya son ellos mismos…

Y no, no es que me importe lo que los demás piensen, pero estoy harto de vivir en una máscara, estoy harto de que la gente me mire como si fuera un rompecabezas, que me digans señorita, muchaha. Sé con seguridad quién soy y solo quiero que los demás se den cuenta de esto. Quiero dejar de vivir bajo un disfraz.

Esta es mi normalidad, ser quien no soy seria para mí la muerte.

Esta semana mi terapueta me dejó de tarea que escribiera una autobiografía. Hacerlo me hizo recordar la época de la secundaria y la clase de cosas por las que tuve qué pasar… (NOTA: las siguientes anéctodas son del tiempo en que me identificaba como una adolecente lesbiana, aún así, hablaré de mí mismo en femenino porque eso me hace sentir más cómodo y porque sé que siempre he sido un chico…)

En mi infancia nunca tuve vergüenza de ser quien realmente era.  Siempre fui el chico raro, diferente a todos, me gustaban cosas “raras”, temas poco comunes para un chico de 12 años, leía mucho (y sí, me hacían sentir mal por eso), incluso la manera en la que hablaba era algo extraña… Y cada vez que alguien me lo decía me llenaba de orgullo. No era que me gustara sobresalir, simplemente estaba orgulloso de no ser como la mayoría, me gustaba ser yo mismo. Pero al entrar a la secundaria muchísima gente me hizo sentir que ser diferente era algo malo. Tenía pocos amigos, algunas personas se burlaban de mí, la psicóloga de la escuela y mi madre me dijeron múltiples veces que tenía que acoplarme, que tenía que pretender que me gustaban los temas de los que las otras niñas hablaban y así haría amigos. Me dijeron que tenía que ser alguien más. Por supuesto, yo era mejor que eso y jamás cambié ni un poquito. Me costó tiempo pero por fin pude hacer amigos auténticos, que me conocían y que me querían por quien realmente era. (Fuck the psychologist, right?).

A los 14 años descubrí que me gustaban las mujeres, pasaron una serie de cosas y la psicóloga me obligó a decírcelo a mi madre. Mi madre lo tomó muy bien (bueno, le tomó un tiempo hacerse a la idea y tuve que decirle un par de años después que estaba seguro de que me gustaban las mujeres y que no iba a cambiar), pero en ningún momento me hizo sentir mal por eso, jamás me dio un comentario negativo, simplemente estaba preocupado por lo que en la escuela fueran a hacer (era un colegio de monjas), su prioridad era mi seguridad y felicidad después de todo.

Cuando le dije a una niña que me gustaba hizo un drama total. Dijo que hablaría con la directora, la psicóloga tomó el control del asunto antes que se enteraran los de arriba, pero me dijo que si se salía de control yo sería el que se tendría que ir del colegio. Acordamos que yo no podría voltearla a ver nunca más, que no me sentaría cerca de ella, los maestros no nos pondrían en equipos juntos, que yo no hablaría con ella nunca más. (Quiero recordarles que lo único que hice fue decirle a esta niña que me gustaba, pero aparentemente en un colegio de monjas, cuando una niña le dice a otra que le gusta es el equivalente a acoso sexual). Eso estaba bien, no me importaba, pero las cosas no mejoraron a partir de ahí.

Aaunque la psicóloga le dijo que por favor no se lo dijera a nadie, que era algo personal, que era lo mejor si se quedaba todo dentro del cubículo, a ella le valió vrg y gran parte del salón estaba enterado. Yo no tenía amigos dentro de mi grupo (they were full of shit), pero tenía un gran grupo de amigos en el grupo de al lado. La psicóloga, con quien iba seguido ya que no soportaba estar en mi grupo (demasiada negatividad era mandada hacia mí) me dijo que múltiples veces algunas niñas de mi saló se acercaban a preguntarle si yo era lesbiana;L amigos en la preparatoria, cuando pensaba que esa época ya se había acabado, me confesaron que en aquel tiempo a ellos igual les preguntaron si a mí me gustaban las niñas, como seres humanos que eran ellos nunca dijeron nada.

En una ocación una maestra dijo frente al salón que si una niña pensaba le gustaba otra niña lo más probable era que estaba confundiendo afecto amistoso con amor (of fucking course que se refería a mí ¿cuántas veces se hacen ejemplos de juventud queer con niñas? Y más en aquellos tiempos donde el rostro de la comunidad gay eran solamente varones.) I felt like shit, sentí que todos en el grupo me miraban, que mis sentimientos no importaban, que yo era una gran broma frente a todos. Y no podía defenderme porque “nadie” sabía que yo era queer.

Empecé a trabajar solo, cuando los maestros decían que podíamos trabajar en equipo yo no lo hacía. En una ocación la maestra de la anécdota anterior me dijo que “debía aprender a trabajar en equipo, que era bueno para mí” yo opino que ella debía aprender a callarse la boca. Me sentía muy solo y vulnerable en mi propio grupo, era horrible. Cuando estaba con mis amigos no era mejor, tenía miedo de decirles y que me rechazaran (hoy sé que si lo hubiera hecho ellos jamás me hubieran rechazado).

Sé que esta historia no es trágica, sé que debe de haber muchos otros adolecentes queers a quienes sus familias y amigos los rechazaron, que fueron golpeados, que se rieron en sus caras. En comparación yo tuve suerte. Pero a lo que quiero llegar no es una historia trágica. Todo lo que me pasó en esos tiempos me hicieron quien soy hoy.

Sigo pensando que no hay mejor persona que pueda ser que quien soy hoy. Salir del clóset como lesbiana en aquel entonces fue difícil, y hoy que estoy planeando salir del clóset como hombre trans sé que lo que me espera no puede ser peor. Hoy tengo un poco de esperanza en que mi familia no lo tomará a mal, desde el principio ellos no han querido otra cosa que mi felicidad, igual que antes, sé que el tiempo los ayudará a entender.

Estudio letras, mi universidad está llena de humanistas, dudo que sea yo el primer alumno trans, no preocupo por la aceptación ante mis profesores o compañeros pues sé que no será la gran cosa para ellos (y si acaso lo es, mi comunidad de amigos ahí es bastante fuerte y sé que no dejarán que me pase algo malo).

Es verdad, tuve suerte, porque sobreviví los malos tratos a la tierna edad de 14 y 15 años y además aprendí de ellos. Quisiera poder decirle a todos los adolecentes queers y trans que no tengan miedo pero aun más quisiera ir con todos esos bullies y maestros ignorantes y decirles todo aquello que no tuve el valor de decir cuando era más pequeño. Nadie tiene el derecho de hacer sentir mal a un adolecente que solo trata de ser él mismo.

Por último, recuerda siempre que quien eres en este momento, no es más que el recuento de todo lo que has vivido. Si fue bueno o malo, todo resultó en quien eres ahora. Tal vez los malos tratos te hicieron más fuerte, piénsalo. No veamos esos años de inseguridades y tristezas con vergüenza. Apropiate de tus experiencias y date cuenta que forjaron el hombre o mujer que eres hoy.

A fin de cuentas todo pasa por una razón, y ese viaje te ha traído hasta donde estás hoy y te seguirá llevando a nuevos lugares.