«Do I pass?»

2015-05-23 18.23.21

Ayer salí con un viejo amigo al cine. Esperando por él empecé a sentir un poco de ansiedad. Tenía puestas mis botas, unos pantalones oscuros y una camisa a cuadros desabrochada encima de una playera oscura. Y por supuesto mi confiable binder que me hace un grandísimo favor al ocultar mi pecho. De cualquier forma, sigo sin pasar desapersibido. Sé que la gente me mira y piensa “¿es un hombre o una mujer?” más que nada en el mundo solo espero que piensen “es un hombre”, pero no puedo ir preguntándole a extraños “hey, ¿me veo como niño o como niña para ti?”

Fui a sanborns, me tomé una foto en el espejo de cuerpo completo y se la mandé a una de mis mejores amigas con la pregunta del millón “do I pass?”

Para quien no lo sepa, “pass” es inglés para pasar, como pasar un examen, por ejemplo. En el lexicón de los chicos trans angloparlantes, la pregunta “do i pass?” significa algo así como “pasar como hombre”, es decir, que las personas a tu alrededor te ven y no les cabe la menor duda: eres un varón.

En mi caso, un hombre algo gordito y pre-t, con busto y caderas eso es algo complicado :< Sin embargo, en la foto al menos de las caderas para arriba era todo un chico. Mi torso se veía rectangular, no había ni un rastro de cintura. Mi pecho estaba oculto en el binder y las sombras de mi playera oscura y mi cara estaba inclinada hacia atrás, mi cuello se veía más largo y mostraba una mandíbula cuadrada… Es verdad, parezco ex-convito, pero también me veo algo varonil. Pedí la opinión honesta de una amiga que sabe por lo que estoy pasando y me dijo “si no supiera que eres tú, estaría algo confundida, no sabría decir si es hombre o mujer”. Esa respuesta es suficiente para mí.

¿Por qué es tan importante para las personas trans que se nos vea como hombres o como mujeres? ¿Acaso nos importa tanto la opinión de los demás? Creo que lo que buscamos es simple, queremos dejar de vivir bajo una máscara. Queremos ser libres, expresar nuestra identidad que nuestra identidad sea reconocida. Ese es el motivo de tanta faramaya, de tanta ansiedad. No queremos ser nadie más que nosotros mismos. No queremos que se nos violente por ser diferentes, por “no parecer ni hombre ni mujer”.

Es cierto, no seré persivido como varón hasta que no lleve unos 6 meses en testosterona, pero mientras tanto, no me daré por vencido. Seguire siendo quien soy, porque eso nadie me lo puede quitar.