El nombre y la forma

En las últimas semanas he tenido dos sueños algo similares: personas que considero sercanas o a quienes aprecio no respetan mis deseos de un nombre masculino o neutral además de no usar la forma masculina. Hasta ahí suena muy parecido a la realidad, pero además de eso, también tienen actitudes de burla hacia mi identidad.

El primer sueño lo tuve hace como tres semanas, una amiga y compañera de escuela se reía de mí cuando le decía, gritando y muy molesto: “¡No quiero ser bonita, ni delicada; quiero ser guapo, fuerte, valiente, un hombre!”. Como respuesta ella solo se reía de mí como diciendo “tú no puedes hacer eso, no puedes cambiarte y no puedes cambiar la forma en que otros te ven”. En el mundo real, esta amiga mía, aunque sabe que soy trans, con demasiada frecuencia olvida que quiero que me diga Jul y casi nunca usa la forma masculina. En parte es mi culpa pues soy poco acertivo y no la corrijo nunca. Considero, sin embargo, que este sueño no iba solamente dirigido a ella, sino a todo el mundo, todos aquellos a quienes no les he contado como me siento y que temo que sus respuestas no sean positivas.

El segundo sueño fue ayer y fue muy parecido. Lo extraño fue que esta vez fue una chica que solo he visto un par de meses, vive en otra ciudad y estuvo de visita acá el año pasado. En su momento esta chica me pareció muy interesante y guapa, pero después de que se fue no mantuvimos ningún contacto, por lo que me pareció muy extraño haber soñado con ella. En el sueño, yo le pedía que hablara en forma masculina y que me dijera «Jul» (así me dicen la mayoría de mis amigos, es un viejo apodo y me gusta porque es neutral). Su respuesta fue prácticamente de burla y me dijo que no lo haría. El resto del sueño no lo recuerdo pero esta vez, en vez de estar molesto me sentí algo triste.

¿Cuál es el sentido de estos sueños? Me siento muy perdido cuando amigos que saben que soy trans y que quiero me digan de una manera se olvidan de eso. Sé que es difícil pero siento que ni siquiera lo intentan. Creo que la mentalidad de la persona también tiene mucho que ver. A dos amigas se los dije al mismo tiempo, una de ellas hasta me dice Julián de vez en cuando y siempre me habla en masculino, la otra ni sus luces, parece que nunca se lo dije. Lo mismo a otras dos amigas se los dije una vez y de inmediato comenzaron a llamarme en masculino, por supuesto, se iban equivando, pero yo me daba cuenta que lo intentaban y eso es lo que me gustaba. Mi madre? ni siquiera entiende mi necesidad de que me llame en masculino o que me diga Jul y mi hermana se niega a pensar que ahora yo soy su hermanO.

Todo esto es un tema del lenguaje y su modificación voluntaria… hasta podría ser tema de ponencia! 😐 pero por ahora solo quiero decir que me frustra un poco la lucha con las personas, una parte de mí quiere cachetearlos o mojarlos con un atomisador como a los perritos, otra parte no quiere molestarlos.